ESA FRASE QUE TE PUEDES AHORRAR (I): Si quieres puedes

Posted on Posted in Sin categoría

Los libros de autoayuda, las redes sociales, nuestra cultura están plagadas de frases de aliento, ánimo, positivismo que han calado en nuestra sociedad (o quizás sean un reflejo de ésta) y creo que es el momento de empezar a desmentirlas. Así que he decidido escribir sobre ello en una serie de artículos como si de una entrega por fascículos se tratara.

Si tuviera que hacer un ranking de las peores frases que se le pueden decir a una persona cuando pasa por algún mal momento, sin duda alguna la que encabezaría la lista sería “Si quieres puedes”.

psicologia

Cada vez que la escucho o la leo en cualquiera de sus versiones positivas y buenrollistas en alguna red social pasan por mi mente todas las personas a las que en ese momento atiendo y acompaño en mi consulta, que quieren sentirse mejor y no pueden. Lo intentan con todas sus fuerzas y no lo consiguen. Han probado de todo, por su cuenta, libros, terapias, medicamentos, algunas están de baja, desesperadas, han sufrido maltrato, etc. Y me imagino que les suelto la frase así a bocajarro un día, en un momento en el que compartan sus preocupaciones o sufrimiento y les digo, “venga, que si quieres puedes”. Que “tú puedes sentirte feliz si quieres”. “Tú puedes parar tu cabeza si quieres”. “Si quieres tú puedes dejar de sufrir”. “Si quieres dormir bien sólo basta con que te lo propongas, tú puedes”. Y me imagino sus reacciones, el shock, la estupefacción, el enfado, incluso la vergüenza y lo mejor que podrían hacer sería irse en ese momento de mi consulta.

Pocas frases culpabilizan tanto a la persona haciéndola plenamente responsable de la situación en la que está viviendo. Parece que nuestro estado de ánimo, económico, laboral, social, familiar depende única y exclusivamente de nuestra capacidad de desear que todo vaya bien. Qué bonito sería. O sea, si quieres tener trabajo puedes, si quieres dejar de autolesionarte puedes, si quieres dejar de tener esa adicción puedes, si quieres dejar de sentir angustia puedes, si quieres vivir feliz puedes. Y si no puedes, entonces es por-que-no-quie-res. Tremendo, ¿no?

Algunos dirán, claro, la frase está sacada de contexto, tiene una buena intención, quiere transmitir a la otra persona ánimo, confianza en que ella puede, que tiene los recursos. Pues digo, las buenas intenciones no siempre utilizan buenas herramientas y dañan más que reparan. Por eso merece la pena hacer una reflexión sobre cómo atendemos y acompañamos el sufrimiento de las personas. Muchas veces, diría que la mayoría, cuando estamos preocupadas y nos sentimos mal no necesitamos que nos den ningún consejo, ni mucho menos que nos suelten una frase facilona, lo que “simplemente” necesitamos es que alguien nos escuche, nos acompañe, nos mire y nos sienta. Sin más, sin juicios, sin recetas, y no es poco.

Recuerdo que hace algunos años atendí a una adolescente que se autolesionaba y que sufría porque su madre no paraba de decirle, “hija, tú eres capaz de hacer todo lo que te propongas” y ella decía, “pero eso es mentira”. Y no se trata de quién tenía razón se trata de que esa madre no veía que su hija se sentía incapaz de cualquier cosa en la vida y que los consejos no iban a poder ayudarla.

Y voy más allá ¿y si realmente no podemos? es más, ¿necesitamos siempre poder? Mi madre que es una mujer muy sabia me dijo una vez, “vamos hija, que tú puedes con eso y con menos”. Y ese es un gran aprendizaje. No tenemos que poder con todo. Quizás tenemos que aprender a sentirnos bien con nosotras mismas pudiendo con menos. Con menos exigencias, con menos frustración, atendiendo más a nuestro cuerpo, queriéndonos más por lo que somos, con luces y sombras, y no por lo que hacemos o conseguimos. Incluso quizás hemos de aprender y aceptar que no siempre podemos estar felices y contentas como nos venden en los manuales de psicología positiva.

Aquí va un regalo de una de mis pacientes, «el sufrimiento no se elige”. Ahí la dejo y con ella termino por hoy. Hasta una próxima entrega de #esafrasequetepuedesahorrar. Espero ir dando también más pautas sobre acompañar el sufrimiento de otras personas y el nuestro propio.

4 thoughts on “ESA FRASE QUE TE PUEDES AHORRAR (I): Si quieres puedes

  1. Muy de acuerdo.He pasado por ahi y la frase a mi familiar le ha hecho mucho daño pq lo creía y cuando vio q no era verdad cayó en una depresión de la q nos está costando salir.A veces se hace mucho daño sin querer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *