Salamanca


Ahora conozco otros planteamientos de ver la vida, otras formas de sentir y sobre todo conocer cómo poder gestionar mis emociones, asumir y ACEPTAR,  un aumento de la calidad de vida, de las relaciones sociales, de volver a aceptarme a encontrarme conmigo misma. Me siento bien, por nada me gustaría ni desearía volver a mi situación anterior... No quiero ese dolor ni esa angustia. Siento que tengo muchas cosas por hacer, muchas cosas por sentir, que hay mucho por ver y descubrir.
María, 42 años Salamanca 

Mi situación era de una falta de identificación, de conocimiento personal, me sentía mal, perdida, no manejaba bien la parte social y no sabía el por qué. Me sentía totalmente perdida, sin saber porque actuaba evitativamente, huyendo de todo tipo de implicación y con falta de autoestima y valoración. 

Aprendí a cuidarme, resitué muchos traumas del pasado que me hicieron sentir mejor, valorar a mi familia y amigos. Aprendí que la meditación, la atención plena ayudan a controlar la ansiedad, y a anticiparme al futuro. También fui consciente de todos los miedos que tenía y que hacían que mi vida no progresará. Ahora siento un mayor control de mis emociones, más entendimiento de mis reacciones. Y más valoración del entorno que me rodea, familiares, amigos.

María, 29 años Valladolid

No sabia muy bien quien era, mi corazón y mente estaban desconectados...y muy confusa. Estaba en un laberinto oscuro lleno de miedo, estaba aterrada. No podía vivir, no tenia salida. Me sentía débil. Mucha tristeza, rabia, impotencia, perdida, invisible, fuera de lugar, preocupación constante. No poder dormir, ni comer...o comer mucho y mal. Estaba atrapada en mi mente...secuestrada! 


Durante la terapia pude deshacerme de emociones viejas. Vivir en el presente sin mezclar cosas del pasado...y andar en el futuro incierto. Poder sentir de verdad, comer de verdad. Tener felicidad, paz, calma en mi interior. Aumento de seguridad,de autoestima. Ser yo por fin! Al 100%. Poder poner limites sin miedo. Vencer al propio miedo. Ya no me duele nada! Mi vida ha dado toda una vuelta.